25 años de "Cosas de Barrio"

El sábado 31 de Mayo, en el Centro Cultural Liniers, se festejaron los 25 Años del periódico "Cosas de Barrio", una publicación mensual dedicada a la Comuna 9. El festejo contó con la presentación de Artistas comunales y el recuerdo de personalidades del arte y la cultura surgidos de los barrios de Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda. Una gran concurrencia se acerco para ser parte de los festejos y el reconocimiento a este medio de comunicación comprometido con los barrios de la comuna y de toda la Ciudad.
Desde Transparencia comunal  ¡felicitaciones y nuestro sentido reconocimiento a la labor periodistica y el compromiso con la información! El placer de hacer periodismo con la camiseta puesta*

"¿Y si hacemos un periódico zonal en Liniers y Mataderos?", me propuso una tarde de verano mi amigo Hugo Colace. Ambos rozábamos los 20 años y el impulso juvenil nos libraba de fronteras e impedimentos. Me lo quedé mirando un rato, entre sorprendido y entusiasmado. Yo por entonces cursaba los primeros años de la licenciatura en Comunicación de la UBA, y él se gastaba las pestañas en gruesos libros de Anatomía, Química y Fisiología, tras su ilusión de recibirse de médico. "No sé, dejame ver", le dije, pero a los pocos días ya estábamos los dos embarcados en esa aventura de poner en marcha un nuevo medio.
A pesar de los trabajos de investigación de mercado y el apoyo de varios docentes y periodistas, teníamos muchas dudas. Pero hubo dos certezas que nos marcaron el camino y nos pusieron en marcha: había que hacer periodismo barrial -no un mero rejunte de notas y de avisos- y tener puesta la camiseta de los vecinos, para impulsar sus demandas y hacerlas públicas a los ojos de los funcionarios de turno. A los pocos días se sumaron al equipo algunos amigos que compartieron esas premisas y le pusieron el hombro al proyecto: Daniela Davanzo, Marcelo Ocampo, Pablo Barrio y Fernando Ruíz. Todos, en mayor o menor medida, seducidos por el fascinante mundo del periodismo.
Con escaso apoyo económico y la palabra Internet ausente en cualquier diccionario, nos abocamos a un trabajo netamente artesanal en el que todos hacíamos todo: entrevistas, redacción, fotografía, diseño, venta y cobro de publicidad, y distribución. Ese era el secreto: conocer cada uno de los vericuetos de esa nueva criatura de papel, que con el aporte de Varela -tipeando las notas en su IBM Componer- el Sordo con las chapas de impresión y Oscar Ocampo haciéndonos precio en su imprenta de Ciudadela, recorrió por primera vez la geografía de Liniers y Mataderos, el 25 de mayo de 1989.
Desde entonces, Cosas de Barrio se mantuvo fiel a aquellas dos premisas iniciáticas: hacer periodismo barrial e impulsar las demandas de los vecinos, siguiendo al pie de la letra lo que dicta el slogan que encabeza nuestra portada, y que aún reza "Porque no sólo queremos informarnos, sino también comunicarnos".
Los años fueron pasando y algunos nombres fueron cambiando. Entre ellos, mi amigo Hugo Colace, con tres cuartos de carrera en el bolsillo, debió optar por su vocación de médico y desde hace un tiempo dirige el hospital materno infantil Dr. José Equiza, en González Catán. Más tarde se sumaron Norberto Quintana y Florencia Cunzolo, que como otros tantos jóvenes periodistas que dejaron su huella en esta redacción, luego pasaron a jugar en las "grandes ligas" y llevaron su talento a Clarín y a importantes medios europeos. Como no incluir a mi Viejo, un periodista sin título capaz de hacer y deshacer con las letras, volcando su emoción y compromiso en cada una de las notas que brotaban de su enamorado corazón linierense. Un estandarte invalorable de Cosas de Barrio, que hace unos meses partió para escribirle con enjundia a San Pedro, y pedirle que arregle los baches de las nubes y las desparejas veredas celestiales.
Desde aquel lejano 25 de mayo de 1989, Cosas de Barrio está en la sonrisa amable de los canillitas, que mes tras mes depositan los ejemplares en manos de los lectores; en el apoyo invalorable de sus auspiciantes, que publicitan sus productos y servicios en estas páginas; en las instituciones locales, que confían en nosotros para difundir sus inquietudes y servicios comunitarios; y fundamentalmente en los vecinos, en la gente de Liniers y Mataderos que no sólo nos recibe periódicamente en sus hogares, sino que además se ofrece como una inagotable fuente de información, que nutre nuestra agenda con noticias puras y de primera mano, aquellas que los grandes medios descartan.
Por todo eso, hoy queremos invitarlos a levantar las copas y brindar con nosotros por estos 25 años de labor periodística, que nos reconfortan, nos enorgullecen y nos comprometen a seguir desandando esta atrapante aventura editorial, que nos sorprende cada día y nos hace tan pero tan felices. Gracias a todos, de corazón.
*Lic. Ricardo Daniel Nicolini