Buscar

De la comuna 9 a la Ciudad

 

CICCUS

La Esquina

 

AMEP

 

Radio AMEP

Conexión Ciudad

Info Comuna8

Visitas

contador de visitas

 

 
 

 

Mataderos esta que arde... la carne cotiza más que el dólar

Mataderos es el barrio por excelencia de la carne porteña, y en las últimas semanas se nota la preocupación de comerciantes y titulares de frigoríficos como el conocido (Riosma) que debió suspender personal y que ve en riesgo su continuidad; es unánime el comentario “a carne compite con el dólar” en su escalada de

 

aumento inclusive muy por encima de los índices inflacionarios de los tres primeros meses del año. Según información proporcionada por el Instituto de Promoción de Carne Vacuna (IPCVA). En febrero, los precios de la carne vacuna aumentaron, en promedio, un 14 por ciento, que en el agregado del año alcanzan una suba 23 por ciento. Los cortes con mayores aumentos fueron los más baratos. El consumo de carne roja sigue, desde 2018, a la baja. Según el relevamiento del IPCVA, Los cortes que tuvieron las mayores subas fueron osobuco, con un 19,2 por ciento, que alcanzó un precio de $132 por kilo, cuadrada (18,3%) con 255 pesos por kilo, picada común (18,3%) con 142 pesos, roast beef (17,6%) con 206 pesos, falda (17,2%) con 147 pesos y tortuguita (17%) con 217 pesos. Alberto Williams, de la asociación de propietarios de carnicerías en la Ciudad de Buenos Aires expresó su preocupación en Pagina 12.  Las entidades ganaderas relacionaron esta suba de precios no sólo a la devaluación sino también a factores climáticos que redujeron la oferta y advierten que todavía falta trasladar parte de la devaluación al precio interno. El último informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra), marca que “entre enero de 2018 y enero de 2019 la baja del promedio general –del precio medido en dólares de la hacienda en el mercado de Liniers– fue de 14,6 por ciento”. Algunos otros precios promedio en la ciudad de Buenos Aires relevados fueron el asado de tira a 218 pesos por kilo, el bife ancho a 210 pesos por kilo, el bife angosto a 230 pesos por kilo y la bola de lomo 249 pesos por kilo. Por su parte, como consecuencia de la suba continua, el consumo quedó en 50,8 kilos por habitante año, un 9,9 por ciento por debajo de lo que se registró en el mismo lapso del año pasado, según datos de la Cámara de la Industria de la Carne (CICCRA). Esta cantidad representa el menor volumen per cápita de consumo para todos los primeros bimestres desde 2011. “Desde comienzos de diciembre los aumentos en las carnicerías llegan al 40 por ciento, ya no se puede vender. Teníamos el kilo de milanesa a 200 pesos y ahora a 300, ya no está al alcance, un jubilado no tiene chance de comer carne”, informó en el periodico.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar