Buscar

De la comuna 9 a la Ciudad

 

La Esquina

 

Conexión Ciudad

 
 

Info Comuna8

1908 FC

Visitas

AmazingCounters.com

 
 

Nueva iniciativa para cambiar de nombre a la calle Ramón Falcón

Resultado de imagen para mario amaya

Como sucedió en más de una ocasión surgió una nueva iniciativa que propone cambiar de nombre a la calle Ramón Facón y sustituirlo por el de Mario Abel Amaya, un diputado oriundo de Chubut que fuera asesinado por la Dictadura Militar en 1976 luego de ser detenido y desaparecido. Hace unos años también un grupo

 

 de vecinos se había agrupado en torno a la propuesta, hasta contó con un sitio web para impulsar la iniciativa que se denominó “Chau Ramón Falcón”. La propuesta de cambio fue presentada ayer por los legisladores Ariel Álvarez Palma (Vamos Juntos), Leandro Halperín y María Patricia Vischi (Suma+), y Leandro Santoro (Unidad ciudadana). El proyecto toma como antecedentes otros dos en la misma línea presentados en 2010 y 2012 por el actual ministro de Justicia y Seguridad porteño Martín Ocampo. El Coronel Falcón había sido el mejor oficial del general Roca en el exterminio de los pueblos originarios en la denominada Campaña del Desierto. Además, había llegado a la fama en aquella Argentina conservadora como el represor de las huelgas de conventillos, llevadas a cabo por las mujeres inmigrantes que se negaban a pagar los aumentos constantes del alquiler por parte de los propietarios. El coronel Falcón demostró su hombría de bien y su título de coronel entrando a palo limpio en esos palomares de la miseria y del hacinamiento que eran los miserables domicilios de 140 habitantes por conventillo, que poseían un solo excusado como se llamaba a los retretes de aquel tiempo. Ya como Roca lo había llevado a cabo el 1º de mayo de 1904, Falcón imitó a su jefe ese Día del Trabajador y atacó a los setenta mil obreros que llenaban la Plaza Lorea. Las crónicas dirán luego que quedaron “36 charcos de sangre”. Fue un ataque feroz de total cobardía porque, sin aviso previo, el militar ordenó a la fusilería de la policía abrir fuego contra las columnas obreras. Pero los anarquistas no eran hombres de arrugar y guardar silencio. Desde ese momento dijeron que el tirano iba a pagar con su vida tamaña cobardía. Y fue así como ese joven ruso, Simón, se ofreció a no dejar impune el crimen del poder. Le arrojó la bomba a la salida de un acto en el cementerio de la Recoleta y tanto el coronel como su secretario fallecieron por efectos del explosivo. Cómo lloraron los diarios al dar la noticia, en especial La Nación. Había sido muerto uno de los pilares del sistema.  En la mañana del 14 de noviembre de 1909 el Coronel Ramón Falcón, por entonces Jefe de la Policía de Bs. As., marchaba en su coche junto a su secretario Alberto Lartigau tras despedir los restos de su amigo el ex director penitenciario Antonio Ballvé en el cementerio de la Recoleta. Cuando el coche tomó rumbo al sur, un joven anarquista llamado Simón Radowitzky, corrió rumbo al coche y arrojó la bomba que le daría muerte al coronel, su secretario y al cochero. Falcón no llegó al hospital. Simón Radowitsky, un inmigrante ruso, fue detenido y se salvó de la pena capital por ser menor de edad. Luego fue trasladado al penal de Ushuaia y tras un intento de fuga, es detenido en Chile. En 1930, con el indulto de Yrigoyen es expulsado a Uruguay y en 1936, se unió a las filas de los republicanos en la guerra civil española. El proyecto de cambio de nombre  cambiaría la denominación de la calle en toda su extensión desde Avenida General Paz en el barrio de Liniers hasta Hortiguera en Caballito y  rendiría homenaje al abogado defensor de causas sociales, perseguidos políticos, que 1976 fue detenido clandestinamente por el último gobierno de facto que lo desapareció, torturó y dejó al borde de la muerte dos meses después. El 19 de octubre, Amaya falleció en el hospital de la cárcel de Devoto.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar