Buscar

De la comuna 9 a la Ciudad

 

La Esquina

 

Conexión Ciudad

 
 

Info Comuna8

1908 FC

Visitas

AmazingCounters.com

 
 

"Gente Solidaria, Riqueza de Cildáñez" actividad a cinco años de la inundación

La imagen puede contener: 2 personas, personas caminando y exterior

Bajo la consigna "Gente Solidaria, Riqueza de Cildáñez" en la tarde del pasado lunes 2 de abril se dieron cita en la puerta de la escuela 8 Reino de Thailandia ubicada en la calle Homero 2159 decenas de vecinos y militantes para ejercitar, cinco años después de aquella terrible inundación, una memoria colectiva que

alza su voz de protesta y no deja de generar propuestas. La fuerte lluvia que cayera aquella jornada sobre  la Ciudad Autónoma de Buenos Aires anegó diversas calles y avenidas y desató sus peores consecuencias contra esta popular barriada de la Comuna 9.

Cientos de hogares humildes padecieron enormes daños y cuantiosas pérdidas materiales. El agua, en muchos casos, trepó por encima de un metro y medio adentro de las casas y, tal como se resaltara en la radio abierta que funcionó en el marco de este evento, la principal ayuda surgió de la solidaridad espontánea entre los propios vecinos y de la reacción inmediata de las organizaciones políticas y sociales con activa presencia militante en el territorio. 
Dicha actividad fue impulsada por la "Mesa de Integración Socio-Urbana de Cildañez", que se reúne regularmente los terceros sábados de cada mes a las 11 de la mañana en la puerta de la escuela pública del barrio, la número 8 del distrito escolar 13, ubicada en Homero 2159.  
La mesa nuclea a vecinos, docentes, arquitectos y organizaciones como, entre otras, La Cámpora, Patria Grande, la RICC (Red Intercomunal Cuenca Cildañez), Tambores al Sur, el Centro Cultural Salvador Herrera, Colectivo Sur y el Partido Comunista. 
La razón de ser de esta articulación pasa por fomentar una red de democracia participativa para la búsqueda de respuestas a los problemas habitacionales, ambientales y sociales cotidianos que derivan de la imperiosa necesidad de una urbanización integral, objetivo hacia el que el espacio apunta cada paso que logra dar.   
Con ese mismo espíritu la mesa ha organizado y sigue proyectando mapeos en las manzanas de la villa, con el fin de relevar, a través de la organización popular, las principales problemáticas socio-urbanas que afectan la vida cotidiana de la barriada. Para luego, con un diagnóstico bien documentado, avanzar en firme hacia la resolución efectiva de los problemas detectados, señalándole al gobierno de la ciudad dónde están las urgencias a atender y exigiéndole a la vez una rendición de cuentas por el presupuesto que está obligado a destinar para ello. 
Producto de esas jornadas de mapeos participativos (cuyos avances se exhibieron en carteleras en la actividad del pasado lunes), la "Mesa por la Integración Socio-Urbana" puede dar testimonio con probado conocimiento de causa, por ejemplo, de cuán lejos se está todavía de poder contar con obras hidráulicas planificadas con un enfoque integrador, orientado a evitar inundaciones como las del 2 de abril de 2013.  Como así también, puede dar fe de lo dificultoso que suele ser para este espacio de militancia de base sostener una interacción fluida con las distintas dependencias del GCBA a las que les corresponde la tarea de mejorar la realidad del barrio.
Sin embargo, si hay algo que caracteriza la historia de Cildáñez es la lucha en unidad. En sus principales páginas figura la destacada resistencia organizada entre curas villeros, militantes comunistas, peronistas y toda una barriada de pie que formó la "Comisión de Demandantes de Villas Porteñas" y logró torcerle el brazo nada menos que a la última dictadura cívico-militar, que tenía el propósito de pasarle por encima con las topadoras a esta y a todas las villas de la ciudad. Y esa historia combativa del barrio, desde ya, también les sirve de inspiración a la Mesa y al barrio todo para enfrentar con más fuerza a las dificultades que hoy se presentan.   
En la radio abierta que funcionó en el marco de la actividad realizada este lunes los vecinos y vecinas valoraron altamente la tarea social que en los días post inundación desempeñó la escuela 8, la que hizo las veces de principal centro de acopio y distribución de donaciones de ropa, colchones, agua mineral, alimentos, medicamentos y productos de limpieza; y la que abrió también sus puertas para una jornada solidaria impulsada por la militancia popular. 
Mientras tanto, las quejas a raíz de lo ocurrido un lustro atrás siguen oyéndose y los damnificados las hicieron sentir, indicando que el gobierno de la ciudad no cumplió las promesas de verificar caso por caso los daños que hubo y de otorgar indemnizaciones equivalentes al total de las pérdidas materiales que se sufrieron. En tanto que otro de los ejes de las críticas hizo centro en las enfermedades que causó la inundación en muchísimas familias, dado que tanto el agua que tapó sus casas como la que salía de sus canillas por aquellos días no era sino agua contaminada.
En tal contexto, fue la militancia popular la que organizó puestos sanitarios y brindó asesoramiento jurídico para atender efectivamente las necesidades de las vecinas  y vecinos en sus locales, unidades básicas y centros culturales, desde donde también se recibieron y distribuyeron donaciones. 
Alfredo Correa, vecino y participante de la Mesa por la Integración Urbana desde sus inicios, charló con  "Transparencia Comunal-Medios del Sur" y reseñó la dura experiencia que le tocó vivir aquella desgraciada jornada del 2 de abril de 2013: 
"Fue un desastre que esperemos que no se repita ya que muchas familias del Barrio de Cildáñez sufrieron pérdidas materiales que no pudieron recuperarse. A las cinco de la mañana me encontraba dormido y me desperté con los ladridos de mi perro porque el agua estaba entrando por las rejillas de la casa y enseguida llegó a más de un metro de altura. Atiné desenchufar todo y salí  la calle y la gente estaba con más de medio cuerpo cubierto por el agua y en ese trance empezamos a organizarnos para tratar de ayudarnos entre los unos y los otros. 
Enseguida  llegó la ayuda de las organizaciones durante todo ese día y los días siguientes y los días siguientes.
Gente solidaria que llegó trayendo colchones, agua y todas las cosas que necesitaba el vecindario. Por varios meses nos ayudaron con lo que necesitábamos para sobrevivir. Porque en esos momentos en mi casa, como en la mayoría de las casas, nos quedamos prácticamente sin nada.
Lo que más apestaba era lo que salía de las cloacas. Una vez que bajó el agua, todo ese mal olor que nos dejó las cloacas desbordadas nos cubrió por varios días más.  
Como yo me dedico a trabajar en la cuestión del zapato todo lo que me había dado la fábrica para trabajar quedó mojado, arruinado y las máquinas de coser se quemaron y perdí mucho trabajo. 
Tiempo después vinieron los del gobierno de la ciudad e hicieron la propaganda de que iban a reconocer a todos los que habían perdido sus cosas y yo llené el formulario y mostré todo lo que se me había echado a perder. 
Nos inscribieron en un listado, organizaron varias reuniones pero lastimosamente la mayor parte de la gente, que vive en alquiler, como en mi caso, se quedó con las manos vacías. Los inquilinos no recibimos nada. Fue una cosa inaudita. Porque los inquilinos sufrimos las peores consecuencias de la inundación y lastimosamente el gobierno de la ciudad reconoció solamente a los dueños de casa. 
Pero hay que destacar la ayuda de las organizaciones, que continúan profundizando su relación con el vecindario dentro de la mesa que existe en el mismo barrio para resolver las inquietudes que tenemos, siempre en beneficio de la gente y de la urbanización de Cildáñez"
Además de la mencionada radio abierta (donde compañeros de la emisora de Cildáñez "FM Nueva Pacha" hicieron su aporte), para la actividad la red barrial de apoyo escolar organizó la recreación para los chicos presentes, se bocetó un mural colectivo, hubo un recital a cargo de la banda de rock and roll "Viejos Maderos",  un stand del nuevo centro de salud comunitaria "Tekoporá" (ubicado en Olivera 1215) y otro de Colectivo Sur, que presentó públicamente su revista, en la que se explica en detalle el trabajo de la "Mesa de Integración Socio-Urbana", se consigna la labor social que lleva adelante cada comedor comunitario, unidad básica y centro cultural con presencia en este territorio y se resalta el importante rol que sigue hoy cumpliendo la escuela 8 del distrito 13, integrando a la comunidad educativa mediante distintos programas en los que se desarrollan ofertas culturales, deportivas, recreativas y de asistencia social.
Para el cierre se proyectaron cortos audiovisuales que fueron realizados tras la triste jornada del 2 de abril de 2013 por docentes y alumnos de la escuela del barrio. En los videos los chicos aparecen reflexionando desde la música, la plástica, el muralismo y la actuación acerca de la problemática de la inundación sufrida y de la situación de vulnerabilidad socio-urbana con la que conviven. Y, jugando, desnaturalizan y denuncian la injusticia.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar