Más papistas que el Papa en campaña

Desde la llegada de Jorge Bergoglio ex arzobispo porteño al papado, muchos integrantes de la clase política argentina no saben de que forma acercarse a el con el propósito de obtener la foto que los catapulte a la fama que no tienen o a recuperar la perdida. En este desesperado y oportunista afán  contempla la inplementación de métodos de todos los tipos y para todos los gustos, desde el pedido formal de visita, (el Papa ha recibido personalidades y personajes de lo más diverso) hasta los homenajes y el bautismo de lugares con su nombre, ya hubo propuesta de la colocación de su nombre a calles, avenidas, plazas y hasta hubo quien propuso que colocaran su imagen en algún billete de la moneda nacional.
El ultimo intento de congraciarse con el Sumo Pontífice y obtener el consecuente rédito, lo constituye el acto de campaña del Macrismo que intenta colocarle el nombre "Papa Francisco" a la recientemente inaugurada estación de San José de Flores.

La iniciativa impulsada por el vicepresidente I de la Legislatura Porteña Cristian Ritondo no tendría posibilidad de prosperar de acuerdo a lo que establece el artículo 5 de la Ley 83, sancionada por la Legislatura porteña “ninguna calle ni lugar público puede ser denominado con el nombre de una persona hasta que hayan pasado diez años de su muerte".
Quizás el impacto mediatico de la intención de impulsar esta oportunista iniciativa les alcance como actividad propagandistica en la campaña electoral más pobre en cuanto a discusión de propuestas y contenidos desde la vuelta de la democracia.